Precauciones en la filtración de lubricantes

¿Los aceites nuevos deben filtrarse? ¿Por qué necesito hacerlo?

oil oil

Asumir que "todos los lubricantes nuevos típicos están completamente limpios" podría no ser cierto.

 

Es probable que un lubricante típico no cumpla con la especificación de limpieza para el componente del equipo deseado por parte del Fabricante de Equipo Original (OEM) desde el contenedor del nuevo lubricante. En el mejor de los casos, se golpeará y fallará si cumple con un objetivo de limpieza. Existen muchas sugerencias para los niveles de limpieza basados en la criticidad del sistema, las presiones y las holguras. Estos se basan principalmente en la norma de medición de limpieza ISO ISO 4406:99.

 

Este sistema consta de 2 a 3 números que especifican el tamaño y la cantidad de las partículas que existen en un aceite y se expresa como un código tipo: ISO 18/16/13. El primer número se refiere a las partículas que pasan de las 4 micras, el segundo de aquellas que sobrepasan las 6 micras y el tercero a las que son mayores a 14 micras. Para medirlas se utiliza un contador de partículas y se determinan como “partículas por mililitro de fluido", después se utiliza la Gráfica de Recuento de Partículas ISO para la categoría específica del lubricante que se está analizando.

 

El rango de tamaño de las partículas que más contribuye al desgaste del equipo se dimensiona entre 3-50 micras.  Las partículas de menos de 3 micras a menudo se deslizan a través de espacios libres sin causar desgaste, mientras que las de más de 50 generalmente no pueden entrar en las áreas donde pueden hacer más daño y, a menudo, se quedan en el fondo del depósito. 

 

En los lubricantes existen tanto partículas blandas como de consistencia dura, todas ellas se contabilizan en el recuento total. Sin
embargo, son las duras las que más daño hacen y las que se busca filtrar. La mayoría de las partículas blandas son inofensivas y a menudo forman parte del paquete de aditivos. Así que se busca que permanezcan en el lubricante después de la filtración, pero en una filtración normal pueden perderse. Por otro lado, también existe la presencia del agua, la cual también es considerada como una partícula blanda, pero no queremos su presencia en el lubricante. ¿Aún tiene dudas para determinar cuáles son las partículas que deben filtrarse y cuáles no?

 

Antes de adentrarnos en las situaciones que se pueden presentar en la filtración de los lubricantes, es necesario conocer acerca de los tipos de filtro que se utilizan. No todos son iguales en cuanto a sus especificaciones, y no necesariamente los más cerrados sean lo que requiere su aplicación de filtración. Muchas personas creen que los filtros de aceite limpiarán el lubricante según las especificaciones de limpieza de su equipo, pero existen por lo menos dos problemas con este pensamiento: primero, el
filtro de aceite del equipo solo está diseñado para mantener el aceite limpio, no para limpiar el aceite según la especificación de limpieza.

 

Dado que los sistemas de filtración de muchos equipos son de flujo completo, es decir que todo el aceite pasa a través del filtro, por lo general no tienen una clasificación de micras o relación beta muy ajustada, y por una buena razón. Por ejemplo, una especificación de 20-40 micras es típica para el filtro de aceite a bordo de un motor y muchas veces las relaciones beta no se publican para los filtros de aceite del motor OE o del mercado de post venta.

 

No es posible saber la efectividad de estos filtros para la eliminación de partículas contaminantes si no conocemos la relación beta de éstos, pero normalmente no es muy alta. Son económicos, sirven para extender el intervalo de drenado de aceite sin pasar por el bypass del filtro (lo que sucede si un filtro se tapa), también ayudan a mantener el lubricante del motor limpio entre cada servicio y, quizá su mejor cualidad, no filtran demasiado el aceite. Sin embargo, son ineficaces en la eliminación de las pequeñas y duras micropartículas del aceite al principio de la nueva vida útil del aceite o después del rellenado del aceite.

 

Son precisamente estas partículas las que causan el mayor desgaste en los componentes del motor antes de que el filtro del equipo pueda intentar recogerlas. Pero el peligro es aún mayor, algunas partículas (de las más pequeñas de 5 a 30 micras) no podrán ser atrapadas por un filtro de aceite de 40 micras, de relación beta 100 y seguirán circulando en el sistema causando
cada vez más desgaste. 

 

Por lo tanto, si se inicia con un cambio de aceite de motor de buena calidad o bien se repone con fluidos que cumplan las especificaciones de limpieza de los OEM, se mantendrá el motor más limpio en el arranque y se minimizará el desgaste de las partículas.

 

 

02/25/2020

Rebecca Zwetzig
Sobre el autor: Rebecca es la Gerente del Programa de Lubricantes Certificados ISOCLEAN de Chevron. Tiene 16 años de experiencia en Ventas y Marketing en la industria del petróleo y gas. Sus responsabilidades principales son la comercialización del Programa de Lubricantes Certificados ISOCLEAN de Chevron en Norte y Sur América, así como el soporte a ventas en las áreas de educación y optimización de valor. Desde que se unió a Chevron en abril de 2013, también se ha desempeñado como Consultora de Negocios Directos e Indirectos, así como Especialista para Industria.

Otros artículos que podrían interesarle