Evite errores comunes que reducen el rendimiento hidráulico

El sistema hidráulico juega un papel crítico en los equipos de construcción. Los sistemas hidráulicos dependen de una lubricación adecuada para realizar sus tareas de manera confiable, pero no todos los fluidos hidráulicos son iguales. 

 

 Cuando un aceite hidráulico no funciona según lo previsto, una pérdida de presión de fluido y de flujo volumétrico conduce a una disminución de la productividad. Los resultados de las pruebas de campo descubrieron que el uso de un aceite hidráulico de alta calidad contribuyó a mejorar la eficiencia de hasta un 7,5% y en la productividad hasta el 10,4% en comparación con un fluido convencional. El ahorro de energía eléctrica también se midió y mostró aumentos de eficiencia de hasta 4.2%. Claramente, el tipo de aceite seleccionado puede tener un impacto significativo en la confiabilidad general del equipo, resultando en un mejor rendimiento de la máquina. 

 

Las máquinas modernas están diseñadas y fabricadas para funcionar a niveles superiores, lo que impone más exigencia a los aceites hidráulicos. El sistema debe de funcionar a presiones más altas, con depósitos de aceite más pequeños y espacios libres más estrechos en servos y válvulas direccionales. Un aceite hidráulico de primera calidad mejorará el rendimiento de las máquinas en comparación con los fluidos convencionales; al lograr un buen equilibrio de química en aditivos, aceite base y limpieza de fluidos, garantizando así el máximo rendimiento. Propiedades como una excelente fluidez a bajas temperaturas, una óptima protección contra la corrosión y la oxidación, mayor control de la viscosidad, la capacidad de mantener los componentes limpios y libres de barniz y una limpieza del fluido que cumpla con las especificaciones de OEM, son requisitos críticos para que un fluido de alta calidad sea tomado en consideración. 

 

La contaminación de partículas es la causa principal de fallas relacionadas con los lubricantes en los componentes del equipo. El alto recuento de partículas puede contribuir a la formación de espuma, el barniz y la capacidad de demulsificar el agua en el aceite. Con los sistemas hidráulicos actuales que funcionan a mayores presiones, temperaturas más altas y tolerancias más estrictas, es imperativo mantener la limpieza del aceite dentro de las pautas de OEM desde el momento de la entrega a lo largo de su vida útil para garantizar el máximo rendimiento. 

 

Se han realizado pruebas para determinar el impacto del uso de un aceite hidráulico que contiene niveles de contaminación Código ISO (4406) 23/21/18 que representa la condición del aceite que a menudo se usa para llenar y rellenar depósitos de aceite. Siguiendo el protocolo de prueba de bomba Eaton Vickers 35Q25, el sistema tardó aproximadamente 50 horas en alcanzar un nivel aceptable de limpieza con el aceite circulando a través del filtro a bordo. Las inspecciones de las partes internas en la primera secuencia de prueba mostraron signos de desgaste en las placas laterales y las paletas. Este tipo de desgaste acelerado es común cuando se ejecuta fuera de los niveles recomendados del Código ISO debido al mayor nivel de partículas abrasivas en el aceite. Estos resultados confirmaron la importancia de comenzar con un aceite que cumpla con las especificaciones de limpieza de OEM para ayudar a evitar daños en los componentes fundamentales de todo el sistema hidráulico, incluidos servos, válvulas direccionales, mangueras y piezas de la bomba. 

 

 Para maximizar el rendimiento de un sistema de aceite hidráulico, es importante seleccionar un aceite mezclado con aceite base premium y química de aditivos y que cumpla con las especificaciones de limpieza ISO recomendadas desde el principio. Evite los errores comunes de elegir el aceite de menor precio e ignorar las especificaciones de limpieza de fluidos. La combinación de "premium" y "limpio" tendrá un impacto positivo en las operaciones y en sus resultados. 

11/03/2017

Jason Gerig
Sobre el autor: Jason es actualmente el Gerente Comercial de ISOCLEAN en el continente americano, donde está implementando un modelo comercial líder en la industria para lubricantes limpios certificados. Tiene 23 años de experiencia en la industria de lubricantes y combustibles, durante los cuales ha desempeñado diversos roles en la gestión de operaciones, marketing y ventas, con su pasión principal centrada en la confiabilidad de los equipos utilizando lubricantes limpios certificados. Jason cuenta con una Licenciatura en Marketing Comercial por la Universidad de Wyoming y ha sido reconocido por la Sociedad de Tribólogos e Ingenieros de Lubricantes como Especialista Certificado en Lubricantes y Analista de Monitoreo de Aceite.

Otros artículos que podrían interesarle