¿Pueden las grandes flotas recuperar su ventaja de costos operativos por milla?

Las grandes flotas de camiones comerciales históricamente tienen una clara ventaja competitiva sobre las flotas pequeñas y medianas. Debido a que la mayor parte de sus camiones tienden a ser más jóvenes en edad, disfrutan de un menor consumo de combustible y mayores millas por galón en cada camión, comparadas con las flotas más pequeñas. Teniendo en cuenta que el combustible representa alrededor del 25% de los costos operativos, significa un menor costo por milla. Cuando pasaron a una gran flota, les permitió ser más competitivos en cuanto a precio en general. 

 

Pero eso está cambiando. A raíz de una fuerte economía y recortes de impuestos que fomentan la reinversión, los operadores pequeños y medianos están renovando sus flotas con más frecuencia con camiones más nuevos, más modernos y eficientes en combustible. A medida que disminuyen sus costos de combustible y operación, la ventaja del costo por milla de las flotas más grandes disminuye y el panorama competitivo de repente se vuelve mucho más intenso. 

 

Entonces, ¿cómo puede una gran flota recuperar su ventaja? No se trata solo de adquirir los camiones más nuevos que salen de la línea de ensamblaje. También debe asegurarse de utilizar tecnologías de soporte para maximizar la eficiencia de esos activos. Y eso incluye el uso de un aceite de motor que admita una mayor economía de combustible.

 

Eso nos lleva a un argumento más convincente para una adopción más amplia de los aceites para motores de servicio pesado API FA-4. 

 

Recordará que, en 2016, la industria de los lubricantes lanzó dos nuevas categorías API de aceites de motor diesel: CK-4, que es compatible retroactivamente con versiones anteriores de vehículos más antiguos, y FA-4, que fue diseñado principalmente para vehículos más nuevos con motores construidos de acuerdo a los estándares actuales más rigurosos de economía de combustible y emisiones. La adopción de API FA-4 ha sido relativamente lenta, debido en gran parte a la diversa combinación de edades, marcas y modelos de vehículos que comprenden muchas flotas. Algunas flotas son resistentes a tener diferentes tipos de lubricantes para el mantenimiento de diferentes tipos de camiones. A otros les preocupa que la menor viscosidad de los aceites API FA-4 signifique menor durabilidad.

 

Disipemos este último concepto primero. En Chevron, hemos sometido nuestras formulaciones Delo® FA-4 a rigurosas pruebas en el mundo real en colaboración con los clientes. Con nuestra formulación única y paquete de aditivos, han demostrado ofrecer una excelente resistencia a la oxidación, antidesgaste y control de depósitos comparable con los aceites de mayor viscosidad. No hay una razón lógica para perder el potencial de ahorro de combustible con los aceites Delo FA-4 debido a razones de rendimiento. 

 

En cuanto a la aceptación dentro de las flotas mixtas, estamos trabajando estrechamente con nuestros clientes norteamericanos en un programa especial que les permitirá aprovechar Delo 400 ZFA 10W-30 en una amplia gama de vehículos. También el de los motores Daimler HD 2010 o posteriores a ese año y el de los motores Cummins HD 2017 o posteriores al 2017. El programa de Chevron permitirá el uso de Delo 400 ZFA 10W-30 en otros motores de OEM construidos desde 2013 hasta la fecha. Nuestro objetivo es ayudar a los clientes a eliminar las barreras a la aceptación minimizando el riesgo percibido que a menudo se asocia con el cambio. 

 

Mientras que las flotas más pequeñas pueden estar cerrando la "brecha de edad" de sus camiones, las flotas más grandes son aún más jóvenes en general y, por lo tanto, están en una mejor posición para aceptar aceites FA-4. Aquellos que lo hacen pueden cosechar los beneficios de una mayor economía de combustible y más MPG por camión, lo que se traduce directamente en menores costos operativos y una posición competitiva más fuerte en el mercado. 

James Booth
Sobre el autor: James Booth se graduó de la Universidad de Southhampton (Reino Unido) con un técnico en Ingeniería Mecánica y un Doctorado en Tribología. James comenzó su carrera con Chevron hace diez años en Chevron Oronite Technology, en los países bajos. Luego se trasladó hacia Richmond, California, como formulador dentro del equipo de desarrollo de Aceites de Motor Automotriz (AEO). Anteriormente, ocupo la posición de líder del equipo de calificación de productos para la división regional de América de AEO, vicepresidente del Concejo Americano de Química, en el grupo especializado para el protocolo de aprobación de productos. Actualmente, James se desempeña como Gerente de Sector Comercial para la marca Chevron Delo y otras marcas de lubricantes relacionadas.

Otros artículos que podrían interesarle